Era tan flaca

Era una mujer tan flaca, tan flaca, que se comió un guisante y parecía embarazada.

¿Qué te parece?  Un poco exagerado, ¿no?


Piensa, durante unos minutos, exageraciones similares a la del chiste para contarlas en voz alta. Mejor si nos reímos todos, ¿no?




¿Qué crees que queremos decir cuando decimos esto?:
  • "Mil besos."
  • "Mil perdones."
  • "Mil gracias."
  • "Te he llamado un millón de veces."
  • "Se te oye a un kilómetro."


Ahora, lee este poema y comentaremos en clase las exageraciones que encontrarás en él. ¿Cuál es el rasgo que se está exagerando? ¿Con qué cosas se compara?

Érase un hombre a una nariz pegado;
érase una nariz superlativa,
érase una nariz, sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.

Era un reloj de Sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón más narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto:
las doce tribus de narices era.

Era un naricísimo infinito,
muchísimo nariz, nariz tan fiera,
que en la cara de Anás fuera delito.

Francisco de Quevedo










¿Qué es una hipérbole?














Publica un comentario explicando qué es una hipérbole.
Después, añade como ejemplo algunas de las que hemos contado al principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario